Representantes de la Junta de Vigilancia del Río Longaví y sus Afluentes anuncian nuevas tasas de riego para la temporada

  •  Desde el lunes 16 de diciembre estará en 0.8 lts/seg-acción hasta el 31 de
    enero.

DSC01356

Directivas de comunidades de aguas y Directorio de la Junta de Vigilancia del Río Longaví y sus
Afluentes (JVRL) se reunieron para definir las tasas de reparto de aguas para lo que queda de
temporada de riego. Tema de preocupación, pues este año ha sido considerado uno de los más
secos de la historia, no alcanzándose a llenar el Embalse Bullileo.
Los presentes determinaron planificar el desembalse del Bullileo para la temporada 2019-2020
con una tasa de riego de 0.8 litros por segundo desde el 16 de diciembre al 31 de enero; en
febrero con 0.7 y luego, hasta el 7 de marzo estaría a 0.6 lts/seg.
El Presidente del Directorio, Máximo Correa, comentó que se debe distribuir en justicia las
acciones de agua que tiene cada uno. “Quedamos con la tasa de riego que propuso el Directorio y
el mensaje sería no pelear, no nos robemos el agua unos con otros y defendamos al vecino… La
JVRL es para distribuir el agua en las bocatomas que están en el río, aguas adentro no tenemos
autorización para meternos, salvo que se invite formalmente para ayudar en solucionar algún
problema en particular”, puntualizó Correa.
Así mismo, el Director de la JVRL, Fernando Soto, aseguró que “fue una reunión bastante
positiva y es bueno que los regantes estén informados y que sea la decisión de ellos lo que se
proyecta. Este año estamos con un déficit hídrico notorio y había que adelantar esta reunión que
normalmente la hacíamos a mediados de enero”. Además, como recomendación comenta que es
necesario que limpien los canales y regueros para que el agua pueda llegar a los campos. De no ser
así, se puede perder el 50% del recurso en eso; la idea es hacer turnos y ser responsables de la
fiscalización interna.

DSC01560

Una de las Presidentas asistentes fue Silvia Astudillo, representante del canal Primera Abajo de
Longaví, quien se dedica al rubro frutícola y dice estar preocupada “porque hoy estamos con un
terrible déficit hídrico, lo que nos complica porque trabajamos con turnos y algunos no alcanzan a
regar incluso. La nueva tasa nos beneficia a nosotros porque nos llegaría el agüita durante toda la
época”.