Seguimiento y Desarrollo Hídrico de la Cuenca

Existe una permanente atención de la JVRL en la cuenca y así se evalúa a diario cada situación para hacer un buen uso y manejo del agua. En este sentido, se ha desarrollado un trabajo de coordinación y gestión para conseguir un nuevo Embalse para el Longaví y la Central Hidroeléctrica Bullileo.

Desde hace más de 10 años que la JVRL busca avanzar en el proyecto de un nuevo Embalse el que daría mayor seguridad de riego a los cerca de 4 mil usuarios de la organización. Más cuando durante los últimos años se ha presentado déficit hídrico; ante esta situación, se hace necesario tener obras de acumulación del río Longaví y de precipitaciones. Con respecto a un nuevo embalse para la zona, el estudio de éste se encuentra en etapa de factibilidad y se están buscando recursos para ello. Pero en general, son proyectos largos que deben pasar por distintas etapas de estudio, lo que indica que será necesario esperar por lo menos 5 años más para la ejecución del proyecto.

La JVRL ha ido tomando desafíos, los que van en directa relación con avances positivos en el desarrollo de los Seguimiento y Desarrollo Hídrico de la Cuenca.

Proyecto Embalse Longaví

Conforme a los resultados obtenidos en el estudio de prefactibilidad, se recomienda continuar con el desarrollo del embalse denominado Los Laureles, con una altura de 135,5 metros y un volumen de 279 hm³. Se invita además a avanzar en el análisis del proyecto de generación hidroeléctrica, ya que mejora signi¬ficativamente los indicadores económicos.

Los principales beneficios agronómicos de esta solución son:

– Seguridad de riego del 85% en toda la zona de riego actual del Sistema Longaví (29.900 ha).

– Incremento de 11.700 ha de riego con 85% de seguridad (9.160 ha de secano, 1.300 ha de superfi¬cie arable no cultivada, y otras 1.240 ha de super¬ficie sin uso).

– No se inducen perjuicios al Sistema Digua; al contrario, se aumentaría la seguridad de riego de 10.670 ha que se riegan actualmente con recursos del río Longaví, derivados a través del Canal Alimentador Digua. En las etapas futuras del proyecto, se recomienda elaborar un modelo integrado de simulación y operación conjunta, que incluya las características operacionales y jurídicas del Sistema Digua, plasmadas a través de sus demandas de agua y derechos de aprovechamiento de aguas.

– Además, se obtendría un crecimiento del 39% en el empleo permanente masculino y un 192% en el femenino, con aumento de las jornadas temporales anuales masculinas (75%) y femeninas (71%). La rentabilidad por hectárea productiva crecería el 63% en relación a la rentabilidad sin proyecto, lo que confi¬rma el fuerte impacto de la realización de un embalse de regulación en el valle. El ingreso per cápita del sector agropecuario se incrementa el 66% y la generación de impuestos crecería un 73%.